Montserrat

En Marzo del año pasado tuve la oportunidad de ir a Montserrat, un monasterio precioso en medio de una montaña. Había escuchado de el y era mi última semana en Barcelona después de vivir ahí 6 meses así que quería ir a conectar con la naturaleza y despejarme un poco. Me fui con Mar (una amiga Venezolana) tomando un tren desde Barcelona. Me acuerdo que investigamos en Google y a como entendimos, salimos temprano por la mañana. Recuerdo que hicimos cambio en una estación, donde muy amablemente un guardia nos dió las direcciones hacia el lugar y nos explicó las diferentes maneras de llegar. Nos teníamos que bajar en una estación y de ahí tomar el funicular, y exactamente eso hicimos. Nunca nos imaginamos lo que nos íbamos a encontrar. Un lugar lleno de magia, que te hace sentir por todos lados, que a donde volteas te quedas asombrado. Caminamos y caminamos entre arboles y estructuras. No sabíamos bien a dónde íbamos pero no podíamos parar de caminar. Descubrimos que la imagen principal es una Virgen a la cual llaman la Moreneta. Tiene el rostro oscuro (de las pocas en el mundo), con el universo en una mano y con la otra, sostiene a su niño, el cual está sentado en sus piernas sosteniendo una piña en su mano. Eso de la piña nos sacó mucho de onda así que investigamos y aprendimos que significa fertilidad. Es muy místico Montserrat así como su virgen. Mucha gente pasa por ahí en el camino de Santiago de Compostela así que nosotras consideramos que era un lugar de sanación. De hecho en una parte encontramos una area con muchísimas piedritas amontonadas una sobre la otra, de esas que llaman "piedras Zen" y representan el balance. En resumen yo creo que Montserrat es un lugar perfecto para eso; encontrar el balance, para después volver cargados de energía a la vida cotidiana. O al menos así fue para mi.







  • Twitter
  • Instagram

© 2023 BY KEVIN MARTINEZ. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM